Tu experiencia en Sprachcaffe Malta St. Julian's

Si pienso en Sprachcaffe, lo recuerdo con alegría. Si tuviera que hacer un viaje de idiomas de nuevo, elegiría la misma empresa sin duda alguna. Y eso es por la experiencia que he tenido con ellos en Pembroke.

El primer contacto en Malta con Sprachcaffe fue el autobús de recogida que nos lleva a la familia de acogida, por lo que me hizo entender la preocupación que se tiene por los estudiantes. Durante mi estancia en la familia, me di cuenta de que la elección de las mismas se hace bajo un buen proceso de selección. Ellos fueron extraordinariamente amables y siempre estaban listos para hablar y darme unas nociones sobre cómo eran las formas de pensar en Malta y su cultura.

Lo que además de esto me terminó de conquistar fue el encanto del lugar y del personal, las islas son maravillosas, especialmente la majestuosidad de Blue Lagoon. Por otro lado, el hecho de que la escuela fuera una antigua base militar, fue de gran interés para mí. Después, conocer gente que está tan implicada con su trabajo, me hizo sentir el mes que he estado como en casa. Además, cambié de nivel mientras estuve allí y la escuela no puso ningún problema por ello.

Tuve también un gran profesor (si no me equivoco, se llama Jason), que se preocupaba por los estudiantes y tiene un toque humano fabuloso. Todo ello, convirtió las clases en algo maravilloso. Me gustaría decirle alguna vez que gracias por su energía y dedicación, fue todo un placer tener clases contigo.

Así, lo que más me gusta de Sprachcaffe es su filosofía, su desarollo como empresa global. Teniendo en cuenta el número de escuelas y la variedad de idiomas que puedes aprender, creo que es una buena elección para tener tu curso en el extranjero con ellos.

Si piensas en tener clases de inglés, conocer gente y un lugar paradisíaco, elige la escuela de Sprachcaffe Malta.

Leer testimonio original