Mi primera impresión en la clase de Sprachcaffe fue “Dios mío, va a ser muy muy duro ....” , Debido a que en la clase, el maestro y los estudiantes solo deben hablar alemán. Fue muy difícil para mí entender la clase la primera vez.

Sin embargo, día a día me doy cuenta de que era realmente importante obligarme a hablar sólo en alemán. Me gustan todos los maestros de Sprachcaffe, porque son muy amables y agradables.  ¡Pero sobre todo mi profesor es genial! ¡Ella es muy alegre, positiva, paciente y divertida también! Estoy disfrutando de mi vida escolar muchísimo.

Eri Konishi

Ver testimonio original