Ángela Acosta

Ángela Acosta podría ser considerada una trotamundos. Su vida está muy relacionada con Europa ya que ha vivido en Italia Y Reino Unido, pero ha sido su experiencia en este último país la que le hizo abrir el blog Una farmaceútica en UK y del que hemos hablado para saber más.

Estuviste de Erasmus en Italia en 2009 y de Erasmus Prácticas en Reino Unido en 2011, ¿cómo elegiste ambos destinos y qué fue lo que motivó a vivir en el exterior?

Lo de Italia fue más impulsivo. De las cinco ciudades que podíamos poner en la lista, por orden de preferencia, cuatro de ellas eran italianas y una francesa. Por aquel entonces ya dominaba el inglés y quería aprender un idioma nuevo. Mi novio estuvo de erasmus el año anterior en Italia y creo que fue al visitarle cuando me di cuenta de que quería pasar un año de mi vida en ese país. Fue una decisión muy acertada.

Lo de Reino Unido fue más elaborado. Para poder optar a una Erasmus Prácticas has de presentar tú la empresa en la que deseas ser becaria. A través de la Universidad de Sevilla, Farmacia no tenía ninguna empresa extrajera que reclutase aquel año, así que básicamente tuve que buscarme yo las habichuelas. Mi hermana trabaja para el NHS England (Seguridad Social); a través de ella me puse en contacto con el subdirector de la Farmacia Hospitalaria de su ciudad. Después todo fue una carrera, o más bien un sprint, para entregar los papeles a tiempo.

¿Cómo de diferente son países como Italia o Reino Unido a España? ¿Cuáles fueron los choques culturales más fuertes?

Son culturas totalmente opuestas. Tengo que partir de la base de que me adapto con mucha facilidad a cualquier cultura, sociedad o entorno laboral. Con Italia no noté mucho cambio. Mis compañeras de piso italianas (Giorgia y Arianna) hicieron que me sintiera como en casa, y como eres estudiante...es diferente, supongo que si estás trabajando la cosa puede ser diferente.

Sin embargo, en Inglaterra sí que he notado choque cultural. Son muchas cosas: los horarios de las comidas, esa habilidad para decir una frase de cuatro palabras y que una sea sorry y otra thanks...

Los británicos sienten, generalmente, una aversión a la confrontación y al que piensen que son maleducados desproporcionada; creo que ese el el motivo por el que se suele decir que tienen actitud hipócrita. Yo digo que no, que simplemente son británicos y antes saltarían del London Bridge que decirte lo que realmente piensan.

¿Qué fue lo más interesante de tu experiencia que después te ayudó a trabajar en Reino Unido como estás actualmente?

Te abre la mente. Aprendes a no tener prejuicios, a conocer a la gente antes de crearte una imagen predeterminada, a olvidar las fronteras. Y paciencia, algo que con 20 no tenía y que ahora me es muy útil.

¿Qué te asustaba más de vivir la experiencia en el extranjero? ¿Cómo lograste superar esos miedos?

No adaptarme y el fracaso. Cada uno entiende el fracaso a su manera, la mía era tener que volver a Sevilla a casa de mis padres porque no hubiese logrado mi objetivo. Cuando algo me asusta siempre me digo: ¿es que acaso no eres una Acosta?. Oye, ¡me funciona!. Mi familia está detrás de esa fortaleza, junto con la ambición de superarme a mi misma.

¿Qué consejo darías a los estudiantes que te leen y piensan en vivir la experiencia Erasmus+ (nombre actual) próximamente?

HAZLO! Vive con nativos, aprende el idioma, zambúllete en la cultura y aprovecha toda la experiencia. No sé quién lo dijo pero dio en el clavo, dos cosas te cambian la vida: enamorarse e irse de Erasmus.