Mi experiencia en Sprachcaffe Pekín

La escuela está localizada en el centro de PEkín, como el hotel, y eso te da acceso a toda la ciudad. Los profesores son amables y enseñan muy bien, el nivel es bastante bueno y se incrementa cada semana. También la comida es buena.

El hotel está cerca de la escuela y es fácil de encontrar. Su acceso es muy simple con el metro, el autobús o el taxi. La habitación, el desayuno y la cena están bien. Las actividades son geniales y hay muchas para elegir. Las visitas turísticas son bastante interesantes y las actividades muy divertidas.

Nuestro monitor (Kevin) es muy abierto y simpátco, te ayuda cuando lo necesitas y está para solucionar cualquier problema. Y además te lo pasas genial con él.

Solamente quiero agradecer la buena experiencia en Pekín, ha sido un placer estar y volveré para una tercera vez.

Lexia

Ver testimonio original