Cómo viajar de manera sostenible y respetuosa

Viajar es una experiencia increíblemente enriquecedora no solo para ti, sino también para la economía del país que estás visitando.

Los países económicamente más débiles con maravillosos paisajes y una rica cultura tienden a generar una parte significativa de su Producto Interno Bruto (PIB) a través del turismo. Esto supone una mejora en los medios de vida de los ciudadanos, así como de la calidad de las infraestructuras, algo que beneficia al propio país y a quienes lo visitan. Viajar es, por supuesto, un privilegio que enriquece al individuo, ya que estar expuesto a diferentes culturas y tradiciones abre la mente y amplía los horizontes del viajero.

Sin embargo, también hay aspectos negativos de viajar: el principal es su impacto en el medio ambiente. Los viajes frecuentes en avión o en coche hacen que se liberen muchas emisiones de CO ₂ a la atmósfera, emisiones que contribuyen al calentamiento global y al cambio climático. Corrientes de aire severas y olas de calor, cambios radicales en los hábitos de los animales y de sus hábitats naturales, producciones limitadas de cultivos, estos son solo algunos de los efectos que los viajes sin restricciones y no regulados pueden tener en nuestro planeta.

Por supuesto, la solución no es dejar de viajar por completo, sino aprender a viajar teniendo en cuenta la salud del planeta. Así que, si estás planeando tus próximos viajes alrededor del mundo o si ya estás en el extranjero en este momento, aquí te damos algunos consejos que te ayudarán a reducir tu huella ecológica.

Consejo # 1: Transporte

Como se muestra en el gráfico de la derecha, llegar al destino elegido en avión o automóvil es la peor opción cuando se trata de la salud de nuestro planeta. Aunque viajar en bicicleta sería lo mejor, dado su impacto casi nulo en el medio ambiente, no es factible cuando se viaja a larga distancia. Las mejores alternativas son viajar en autobús o en tren, dadas las menores emisiones que estos medios producen. Si, aun así, decides viajar en coche, iniciar un viaje compartido reduce la cantidad de CO2 que se emite por pasajero por km. Si no hay más remedio que volar, entonces encontrar un vuelo directo con una aerolínea respetuosa con el medio ambiente es la mejor opción.

Una vez que llegues a tu destino, evita alquilar un automóvil y aprovecha el transporte público local.

Consejo # 2: Viajar ligero de equipaje

Llevar mucho equipaje no equivale a viajar de manera sostenible, ya que afecta el peso del medio de transporte elegido y que se traduce en un mayor consumo de combustible. Viajar con una mochila o un carrito pequeño no solo es mejor para el medio ambiente, sino también para ti, ya que te permite ser más flexible a la hora de visitar tu destino.

Consejo # 3: ¡Digitalízate!

En lugar de comprar guías y mapas físicos, o comprar cámaras caras o desechables, el teléfono inteligente que ya está en tu bolsillo puede proporcionarte todo lo que necesites y más. Google Maps, Waze, Citymapper o Maps.me son las mejores herramientas para encontrar lo que buscas en un país extranjero y no tienen el mismo impacto ambiental que un mapa en papel. La calidad de las fotos tomadas con tu teléfono se ha vuelto tan alta que no precisas comprar una cámara fotográfica, lo que reduce la cantidad de plástico y de pilas necesarias y que luego se desechan.

Consejo # 4: Reduce tu consumo de plástico

Cuanto más viaje, más plástico utilizarás. Las botellas de agua, las pajitas, los recipientes de comida para llevar, platos, vasos y cubiertos de plástico, contaminan las fuentes de agua y aceleran la destrucción de nuestro medio ambiente. Los tupperware y los cubiertos reutilizables para comer durante tu viaje son una forma excelente de reducir el consumo de plástico. Cuando se trata de beber, usa tu botella o cantimplora de agua y una pajita de metal. ¡Son lo mejor para el bolsillo y para el medio ambiente!

Consejo # 5: Apoya a los habitantes del país visitado

Una forma de apoyar a la población local cuando viajas, es reservar una habitación en un hotel administrado por locales y no por una gran corporación o cadena. El consumo de agua es mucho menor en un hotel local, ya que no hay grandes instalaciones de piscina y la ropa de cama y las toallas se cambian cada dos días. Si vas a hacer turismo, hazlo con la ayuda de un guía local. Esta es la mejor manera de conocer realmente el lugar que estás visitando, así como de ayudar a la economía local. Algo que podría ayudarte antes de tu viaje sería echar un vistazo a nuestras guías de viaje Sprachcaffe, que dan información interesante sobre cultura y tradiciones. Por último, cuando viajes al extranjero, es importante probar los platos típicos del país para tener una experiencia verdaderamente inmersiva; así que, no olvides comer en restaurantes tradicionales y comprar en tiendas de comestibles locales.

Consejo #6: Respeta siempre la cultura

Comportarse de manera respetuosa y adaptarse a la cultura local es fundamental a la hora de viajar. La ropa que usas refleja tu carácter y quién eres como persona, así que elige tu ropa con cuidado. Usar algo de la cultura en la que estás inmerso muestra aprecio y respeto. Aprender algunas palabras del idioma local también es increíblemente apreciado por los nativos, ya que demuestra que has dedicado tiempo y esfuerzo para conocer realmente su país de origen. El lenguaje corporal puede ser universal, y una sonrisa agradable también puede llevarte lejos.

¡Esperamos que hayas disfrutado de nuestros consejos sobre cómo viajar de manera sostenible! Viajar de manera responsable no significa no viajar satisfactoriamente. Por el contrario, significa planificar con cuidado tu viaje teniendo en cuenta cómo tus elecciones afectan a la economía local y al medio ambiente en general.